Algunos respiran, yo vivo.

Que te rías un poco, coño, que la intensidad de una vida se mide en sonrisas. 


Vivir al límite. Sí, sin pensar en consecuencias, ni preocupaciones. Sin tener un por qué. Sin peros, aunques o alomejores. Yo respiro, pero también vivo. Vivo, lo mejor que puedo. Y sé que vendrán tiempos mejores, aunque estos no sean de los peores. Y entonces, yo seguiré viviendo al límite. Quiero seguir haciéndolo. Sentirme siempre niña, incluso cuando sea adulta. Seguir haciendo fotos siempre que salga, a cualquier cosa. Escuchar música con los amigos en cualquier rincón. Cometer miles y miles de locuras con ellos. Viajar, y viajar, y no dejar de hacerlo. Pensar en el hoy, y olvidarme del ayer y del mañana. Porque eso es lo que realmente importa. Si no vives hoy, nunca has vivido, y nunca vivirás. Piénsalo bien. Es así. Al fin y al cabo, todos hemos pensado alguna vez en un futuro, ¿no? Pero una cosa es pensar en él, y otra cosa es planearlo. Ajá. No planees, que todo venga sólo, que cada cosa nueva te pille por sorpresa. Porque si no, ¿qué gracia tendría la vida?

3 comentarios:

Carolina Campos. dijo...

"Al fin y al cabo, todos hemos pensado alguna vez en un futuro,¿no? Pero una cosa es pensar en él, y otra es planearlo. Ajá. No planees, que todo venga solo, que cada cosa te pille por sorpresa" ¡

QUE FRASE MAS BONITA! Tu blog es genial, te sigo preciosa :)

Besos desde mi rincón cafeínico.

Arlen Lopez dijo...

Esta lindo tu blog, te sigo ;)
pasate por el mio http://laperfeccionnoestodo.blogspot.com besos

misunderstood love dijo...

Es lo mejor que se puede hacer, vivir el presente (L)


www.loquesienteunaadolescente.blogspot.com