Tuyos son mis secretos.

Tú eres el lugar en el que quiero estar. Sé que es difícil de explicar, así que mejor siéntelo. 


Y no hay día que no piense gracias por tus doce cosas. De verdad. Pienso que te debo mucho. A ti, y a tu madre. A ti, por existir, y a tu madre por hacer que existas. Porque, de verdad, me haces feliz. Con nada, haces que tenga mucho. Haces todo más fácil, más bonito. Cambias todo, a bien. Y me encanta. Me encanta tu forma de ser. Me encanta que seas totalmente diferente a los demás, tan dulce y salado a la vez. Y no sé, no entiendo, por qué. No sé, por qué te elegí a ti, y no a otro. Pero no me arrepiento, de eso estoy segura. Y, en el fondo, sé que nada saldrá como me gustaría. Pero me gusta pensar que sí. Pensar que todo será bonito, como en un cuento. Como en un cuento de esos, que hacen que las niñas sueñen con ese príncipe azul, que llega montado en un bonito caballo blanco. Y aparece de la nada, saliendo de la oscuridad del bosque. Y que viene a rescatarte, a hacerte feliz. Pero los cuentos, sólo son eso, cuentos, historias inventadas por alguien con muchos sueños, e ilusiones. Y pocas veces, muy pocas, un cuento se hace real. Mientras, espero que, por una sola vez en la vida, ocurra, diré algo. Que me da igual, lo que piense de mí todo mi alrededor. Porque me importas tú. Y tú eres el único que podría hacerme cambiar. Gracias, por aquel día seis.

2 comentarios:

...Alba... dijo...

Holaaaa! :)
me encanta tu blog! asiq te sigoo! un besoo!
este es mi blog: pasate si quieres!
http://heladodementaychocolate.blogspot.com/

valeriavazquezsmile dijo...

oh!tienes mucha suerte por tener alguien a tu lado asi,de verda,aprovecha!
tu blog es muy chulo!te sugo!
besitos!pasate por:valeriavazquezdominguez.blogspot.com/