No me quieras mucho, quiéreme bien.

Enamorame, quiereme como nunca antes has querido.


¿Sabes qué es enamorarse de verdad? Enamorarse es conocer a alguien y sentir que lo tienes todo, notar cómo revolotean mariposas en tu barriga, con más intensidad de lo normal cuando ves que se acaba de conectar. Enamorarse es tener a todas horas el corazón en la garganta. Enamorarse es.. es sentir cómo viaja el aire por tus pulmones al respirar; es no saber si dar saltos por toda la casa, reír, o llorar de felicidad. Enamorarse es tener una sonrisa permanente, de oreja a oreja. Enamorarse es sentir que harías lo que fuese por una persona, que incluso darías tu vida por la suya, sentir que quieres verlo a todas horas, desearle como a nadie. Enamorarse es como tu número favorito, como la canción que más escuchas, como cantar en la ducha, como encerrarte en tu cuarto y subir de golpe el volumen de la cadena de música. Enamorarse es la completa felicidad. Es pasarse el día con el móvil en la mano, cuando normalmente lo dejas tirado en cualquier sitio, y ponerte de los nervios cuando suena e intentas desbloquearlo para ver si es su nombre el que aparece en la pantalla. Enamorarse es mirar sus fotos todo el tiempo, darle a 'Inicio' en tuenti cada tres segundos, querer que se pase el día diciéndote 'te quieros' y llamándote princesa.  Enamorarse es tener la necesidad de hacerle feliz cada segundo que pasa, cada minuto. Es querer parar el tiempo cuando hablas con él, querer mirar su sonrisa durante todo el día, o durante toda la vida. Es despertarse en mitad de la noche, y mirar sus mensajes para ver si existe de verdad o ha sido todo un sueño. Es pensarle a todas horas, sin límite de tiempo. ¿Tiempo? ¿Qué es eso? Enamorarse es quererle mucho, muchísimo, o poco, poquísimo, pero quererle bien.

1 comentario:

Pamshita Sandoval dijo...

Que bonita entrada, me ha encantado ♥
ame este blog, es muy bonito. te sigo (: