Él es el camino a seguir.

Me da igual todo, siempre y cuando me prometas que cuando vaya, tú seguirás allí. 


Días, horas, minutos, segundos. Miles de millones de segundos. Será eterno, me lo repito una y otra vez. Pero me da igual. Reconozco que quiero que pase rápido, sí, pero me da igual esperar, si sé que el día llegará seguro. El día en el que todo se volverá a repetir, de alguna manera, porque no nos veremos en un año. Qué gracia, ¿no? Yo, que nunca había creído en eso de encontrar a alguien especial por internet. Y al azar, además. Impresionante. Así, porque sí, sin ninguna explicación. No podría decir con exactitud por qué a él, y no a otro, no lo sé. Es él, y punto. ¿El destino? Lo que sea, es caso es que es, y punto. Me da igual el tiempo, la distancia, me da igual todo, pero yo le quiero a él. Quiero saber que estará ahí. Julio de 2012. Quiero estar con él. Porque si luego se acaba el mundo, me la sopla.

1 comentario:

palabras de la chica más imperfecta del mundo dijo...

Cariño, me encanta tu blog, es precioso.
te sigo:) pasate por el mio si puedes!
milbesos L.